IT / ENG

Green Marketing, qué es y cómo ponerlo en práctica

El Green Marketing es darle un enfoque a las actividades promocionales y de comunicación de marca para que no tengan impacto en el medio ambiente. Hasta el momento parece estar todo claro, pero a la pregunta “¿cómo hacerlo”? Puedes tener múltiples respuestas, a menudo contradictorias. Existe lo que define el green marketing como una forma de “limpiar” una empresa de un pasado insostenible (el llamado green washing), mientras que otros limitan el green marketing a acciones operativas con bajo impacto ambiental; como por ejemplo, la ausencia de flyers en papel y la llegada del material a través de vías digitales.

Decimos que el green marketing es todo esto, pero es más.

El green marketing es un enfoque operacional, pero parte del supuesto de que la compañía ha adoptado una visión más moderna y sostenible que en el pasado. Este pasaje (o washing) no puede limitarse al simple cambio de material (del papel a la web), sino que debe manifestarse mediante las estrategias de marketing en sí.

No queremos entrar en el laberinto de la Responsabilidad Social Corporativa, que puede llevar a iniciativas encomiables, como lo hizo KITKAT, eliminando la deforestación de palmeras.

Limitémonos a comprender cómo una empresa puede abordar las actividades de field marketing de una manera más sostenible sin tener que renunciar al logro de los objetivos de comunicación (visibilidad, cobertura, compromiso, etc.).

green marketing absolute

La principal herramienta que puede reemplazar el marketing operacional “contaminante” es definitivamente lo digital. Hoy en día, cada vez se realizan más actividades de street marketing a través de dispositivos electrónicos como iPads, tabletas o smartphones. El staff que realiza la acción utiliza cada vez más los medios eléctricos durante las actividades promocionales.

Ejemplos de Green Marketing

Sampling: la distribución de material publicitario siempre ha sido una actividad controvertida. A las empresas les gusta porque no es demasiado caro y deja al usuario con algo concreto (el folleto) que se leerá, aunque sea por unos segundos. Si la comunicación fue efectiva, habrá un resultado mínimo. Sin embargo, los flyers ensucian, se desechan, se pierden y se dispersan por el medio ambiente. Las empresas a menudo son multadas por el uso excesivo de folletos. Como hacerlo? Seguramente una alternativa es el correo, o más bien DEM, que mantiene todas las características del folleto (incluso mejoradas, ya que puede insertar enlaces a su web o una landing page), pero no contamina.
El contacto en este caso lo coge un promotor con tablet que registra datos y correos electrónicos en una base de datos. ¿Alguna ventaja más? Ese contacto es permanente y no se pierde junto con el flyer.

Street tour: tra motorini, automobili e furgoni l’attività di promozione “on the road” non è sostenibile, anche con i costi a lungo termine di rifornimento e manutenzione. Con biciclette, segway ed auto elettriche si ottiene un duplice risultato, da un lato sicuramente meno inquinamento, d’altro una leva di interesse in più da parte dell’utenza rappresentata dagli strumenti stessi.

Street tour: con motos, automóviles y furgonetas, la actividad de promoción “on the road” no es sostenible. En cambio, co bicicletas, segways y coches eléctricos, se obtiene un doble resultado, por un lado, se produce menos contaminación y, por otro lado, funciona como reclamo de interés para el público que no está tan acostumbrado a ver publicidad a través de estos vehiculos.

Hostess & Promoter ha llevado a cabo en nombre de Yamamay la promoción de la apertura de algunas de sus tiendas. La difusión de la información fue confiada a los promotores en Segway, quienes les permitieron cubrir fácilmente distancias considerables en el área sin cansarse, contaminar o molestar con ruidos molestos derivados de motores de combustión interna. Excelentes resultados, con cero impacto ambiental y una percepción positiva de la marca.

El flyering tradicional marca la muerte de las ciudades; cada vez está más claro cómo las empresas deben tener en cuenta esta nueva sensibilidad.